Interpretación de la escena

por Manuel Molinos Molinos, comisario de la exposición

 

Sector central del Monumento del Pajarillo

 

 

 

1.- La zoomaquia representada en el Cerro de El Pajarillo corresponde a una acción heroica y se documenta en los últimos trabajos de Heracles, en la acción de Teseo en Creta o en el héroe de Temesa. La acción captada corresponde a un momento de una narración: justo al instante en que el héroe inicia el enfrentamiento con un lobo

2.- El héroe se muestra armado sólo con falcata, lo que reivindica el carácter ibero de la historia narrada y emplea en su defensa el mismo manto que le viste a modo de escudo. El modo de lucha es la tradicional contra el lobo. Grande del Brío (1984) recoge de Blanco Belmonte una descripción de 1911 sobre este caso. "Juan Bravo cazaba lobeznos, arrancándolos del interior del cubil... Cuando volvía la loba y no veía a su cría, guiada por el olfato, iba tras el cazador que había de defenderse haciendo lumbre, y cuando el peligro era mayor, amparando la espalda en una peña, se envolvía el capotillo al brazo izquierdo, armaba la diestra con un cuchillo, y aguardaba la acometida, presentando el capotillo y apuñalando a la loba. 

3.-El lobo se dispone a recibir al héroe. El escultor ha querido mostrar ciertos signos de tensión que se dejan notar en su cabeza erguida, en las fauces abiertas y en la oreja dispuesta horizontalmente. Su posición sin embargo, postrado sobre sus patas traseras, sin duda indica que es él quien está en su espacio controlado y en cambio el que lo invade es el héroe, hecho que se confirma en la característica pierna  izquierda que avanza hacia el animal. 

4.-La escena, como corresponde al tercer tipo de zoomaquias, presenta una complejidad mayor a las otras por el aumento del numero de personajes. El joven desnudo podría responder al motivo que conduce al héroe a ese lugar. Recostado en el suelo el muchacho podía haber observado cómo con la acción del héroe era salvado de una muerte segura, como la joven de Temesa o los jóvenes atenienses en Creta. 

5.-La existencia de otros cánidos o carnívoros, lamentablemente no conservados completos, puede ser indicadora, o bien de que son perros domesticados que acompañan al héroe, o son lobeznos que habitan en la guarida de la fiera y apoyan a ésta en su defensa. Del primer caso ya se conservaba alguna escena en Porcuna, con el cazador que porta la liebre, del segundo podría responder un prototipo mediterráneo frecuente en este tercer grupo, cual es el antagonista con tres cabezas reconocido tanto en Gerion como en el propio Cerberos. Cabe la posibilidad de que aquí el triple enemigo también estuviera presente. 

6.-Las parejas de grifos y leones ratifican el valor y el carácter sobrenatural y heroico de la acción desempeñada. Como los centauros en la Hydria de Poledrara o el león en el bronce de Chiusi muestran las fuerza del héroe, puesto que son el héroe mismo y recuerda el cumplimiento de la iniciación realizada por el triunfo de este sobre ellos. Son además los dos animales descritos en la placa de Bencarrón y junto al Smiting God siguen siendo los dos animales que en las zoomaquias del primer grupo se documentan en Porcuna. La disposición de los dos leones al comienzo de la escalera y de los grifos en una posición mas próxima al héroe avalan esta lectura. 

7.-De toda esta diversidad de personajes se hace notar la ausencia de la mujer o de la divinidad protectora. Por el contrario aparecen elementos que apuntan a la existencia de un toro. De la primera cuestión no se observa ningún elemento en el inventario que apunte su presencia. En todo caso una detenida lectura de otras imágenes ibéricas del Sudeste y siempre con los cuidados a que obliga el tiempo y el espacio diferente en que se desarrollan éstas, nos permite observar la presencia de estos personajes aunque de forma abstracta, en la roseta que se dispone entre el lobo y el joven luchador representados en la cerámica de Elche-Archena. Del segundo personaje, el toro, por su valor de fertilidad, su constante presencia entre las imágenes ibéricas de este y de momentos anteriores, su vinculación a símbolos de la divinidad como la flor de loto en la frente (toro de Porcuna) (Blanco, 1960) y sobre todo por la ausencia de la divinidad femenina, si existió, quedará siempre abierta la posibilidad de que realmente sea el símbolo de la divinidad. 

8.- Por último cabe citar un personaje no inventariado pero que esta muy presente en todas las escenas del tercer grupo de zoomaquias: el agua (Olmos, 1992). El río Kalabros aparece en el mito de Temesa, el mar en el acceso al laberinto cretense que deberá atravesar Teseo, los bueyes de Geryón se encontraban en la isla Eritrea, Caronte condujo a Heracles por la laguna Estigia en los momentos anteriores al encuentro de Cerbero. El agua esta también en la escena ibera de «El Pajarillo» en la laguna-fuente del río Jandulilla que lamía los cimientos del monumento. Es posible que el roleo tendido bajo el lobo en la escena reiterada de la lucha del joven contra el lobo, sea la constatación de esa presencia acuática en el mito ibérico, pero sobre todo interesa destacar esa idea de fuente de punto de partida del agua que el lobo debía guardar, por la vinculación que el caso tiene con los mitos agrícolas de la fecundidad. El demones de Temesa que se vestía de Lobo se asociaba según Pausanias a la fuente Lyka. En el alto valle del Guadalquivir el santuario ibérico de Castellar, de características diferentes al que aquí estudiamos por la ausencia de esculturas y algo mas tardío (Nicolini et al., 1987) también asociaba cueva y fuente de agua al topónimo de "Cueva de la Lobera".

 

Reconstrucción del entorno del Monumento del Pajarillo

Reconstrucción del entorno del Monumento del Pajarillo

 

 

»»»Indice»»»        Bibliografía de "El Pajarillo"            Correo de la  ASOCIACIÓN de AMIGOS de los ÍBEROS: Francisca Hornos