Asociación Amigos de los Iberos

"El Santuario Ibérico de Castellar. Bases para su difusión" 

Conferencia en las Jornadas Ibéricas de Castellar

de Narciso Zafra. Arqueólogo de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía

28 de abril de 2001

Presentación del conferenciante por parte de la Presidenta de los Amigos de los Iberos, Pilar Palazón Palazón. 

 

En la presentación Pilar Palazón hizo un resumen de los puntos relevantes de la conferencia: Visión del santuario, las casas, las terrazas, los habitantes y por último destino en el tiempo de los exvotos.

Narciso Zafra inicia su argumentación basándose en el motivo, en el motor de la conferencia, que es la proyección y la difusión del Santuario en la sociedad: El título podría haber sido "Encuentros en la tercera fase para su difusión". ¿Cómo acercarnos al pueblo ibero, tan lejano en el tiempo y tan cercano en el espacio?¿Cómo acercar al ciudadano a la cultura ibérica?

Narciso afirma que actualmente la cueva mantiene los rasgos generales y que si conserva lo que tiene que ser esto es un santuario, será valioso, en cambio si por ejemplo fuera una huerta dejaría de tener valor. resumiendo santuarios ibéricos solo hay tres, huertas miles. Para un estudio general de lo ibero y en particular del Santuario encontramos estas fases: 1º) Fase de investigación. 2º) Valoración, reconocer lo que la arqueología nos quiera revelar. 3º) Difundir esos valores, no dejarlos ocultos y trasmitirlos.

 

 

Actualmente el santuario es una realidad que interesa a todos, pero no siempre fue así. Al principio del siglo XIX los exvotos eran poco más que despreciados, se les comparaba con objetos de otras culturas como la de los faraones de Egipto y así el exvoto no pasaba de ser algo realizado por el mismo artesano que fabricaba clavos en su herrería. Evidentemente ahora esto no es así. Si lo valoramos debemos ponernos en marcha y distar unas normas de conservación y de inversión como es la de que revierta su propiedad a lo público para que las instituciones puedan invertir un dinero en su adecuación. Hoy en día sus condiciones son muy deficitarias, ya que tenemos un tendido eléctrico sobre el Santuario, un vertedero próximo y una cantera en su entorno.

 

 

 

Como soporte para su difusión puede haber muchos: el libro, la reproducción espacial, real o virtual, el CD el DVD etc y muchos más. Pero el mejor soporte es el mismo Santuario adecuadamente tratado in situ, Para acercarnos a la cultura ibera disponemos de una nueva era de museos como el Arqueológico de Alicante, de reconstrucciones como las cuevas de Altamira, los nuevos parque arqueológicos y los itinerarios como la Ruta Ibérica en Cataluña y El viaje al tiempo de los Iberos en Jaén.

Históricamente Castellar esta íntimamente relacionados con Cástulo: El material de fundición procede de las minas de allá, la iniciativa de su instalación parte de un poder establecido que quiere legitimar su ascendente entroncándose con el poder divino. Cuando Castellar y su Santuario adquieren esplendor el territorio de Cástulo ya esta completamente jerarquizado.

 

Monte, agua, bosque y gruta a lo que el hombre añade las casas de forma cúbica, de tejado plano y sin tejas, que aparecen en las diferentes terrazas; la ultima con escalones serviría de acceso a la cueva.

Narciso Zafra pasa al estudio de las áreas del entorno de Castellar con el soporte de un plano en el que el área de los Altos del Sotillo se señalan en azul; el ámbito estudiado, que no excavado, en amarillo. El Santuario goza de los cuatro elementos que lo hacen idóneos: Monte, gruta, bosque y agua. Estos valores determinan su éxito entre el poder político. En cuanto al ámbito este es doble: Por un lado la misma cueva y luego la ladera, actual lugar de las excavaciones y que estaba aterrazado y ahora muy deteriorado. En estas terrazas habría habitáculos para los sacerdotes y para el pueblo en una especie de casas de hermandad, como sucede con las actuales cofradías.

Al efectuar las excavaciones nos encontramos con un primer nivel de la edad de bronce, realizándose las primeras construcciones en el 340 a.C. descubierto en las campañas de excavación de los años 60. Asociadas a las terrazas aparecen unas estructuras de tipo cúbico, sin tejas y con un techo plano, la excepción es la última que solo tendría una finalidad de servir de acceso.

 

 

Narciso Zafra cerraría su intervención con un breve repaso a lo que el ha llamado la "historia del hambre". Basado en el relato de lo acaecido allá por 1916, en el que al arqueólogo encargado de las excavaciones en Santa Elena, o que más da en Castellar, se le presenta un desnutrido trabajador con la aspiración de servir de mano de obra: el arqueólogo duda ante el famélico aspecto y le pide referencias a lo que nuestro protagonista contesta "Vengo de parte del HAMBRE". Pues bien a renglón seguido de estas excavaciones hombres, mujeres y niños empiezan a excavar para vender los exvotos a personajes extranjeros por diez duros: De los 300 exvotos vendidos solo se pudieron recuperar, para las instituciones, treinta ejemplares. Concretamente en Castellar el arqueólogo Lentier en su estudio de los exvotos recorre en los años 14 al menos nueve colecciones: Sorolla, Academia dela Historia, Museo Nacional en Madrid, en Francia la del Louvre; colección Cabre; en Jaén la de Juanito y M. San Juan; en Tenerife la colección Jiménez Cisneros y en Londres la de Sander

 

28 de abril de 2001

 

JORNADAS IBÉRICAS

 La presentación en  Castellar  y  en  Jaén

Viajamos desde Castellar a Cástulo:

Viaje > Yacimiento > Museo

 Premio Web Ideal 2000 

  Premios Ideales de Jaén 2000 

Objetivos de la ONG Amigos de los Iberos

Toda la  polémica del Museo en documentos El acuerdo del Museo, 24-1-2001, en la prensa  Viaje al tiempo de los Iberos Principales yacimientos

VOLVER AL INDEX